Eterna oscuridad de una mente con recuerdos

jueves, 18 de enero de 2018

Star Wars Episodio VIII Los últimos Jedi: Tan diferente que sorprende



Artículo original publicado en: http://www.loslunesseriefilos.com/2017/12/critica-star-wars-episodio-vii-los.html

 

Es posible que el episodio VIII de Star Wars sea el más diferente al resto de películas, incluso más diferente que las secuelas, pero no lo digo para mal, porque Rian Johnson, su director y guionista ha hecho lo que le ha apetecido, saltándose algunas normas, pero dejando lo que sin duda es una película que va a dar mucho que hablar.


Pero empecemos por el principio, el principio de esta nueva trilogía, porque hace dos años, J.J. Abrhams, que se ha convertido en experto modernizando sagas, nos traía una nueva historia que si bien a muchos fascinó, también dejó ese aire de remake encubierto, una historia que ya conocíamos contada mínimamente diferente, arriesgando más bien poco. Pero en esta ocasión sucede todo lo contrario, ya que Rian Johnson, que veía de hacer Looper o rodar varios de los mejores capítulos de Braking Bad, ha decidido no cortarse y tirar la fuerza por la ventana. Es posible que sea la película de Star Wars con más giros argumentales, muchos de ellos te dejan con la boca abierta y sin saber qué sentir. Me explayaré en ellos en los Spoilers.

No todo funciona, pero casi, ya que la subtrama de los rebeldes hace aguas por todos lados lamentablemente, aparte de que le sobran unas cuantas escenas que no aportan nada, pero que le director a querido mantener para dar un mensaje pro animalista que al parecer le hacía ilusión, pero que no nos dice nada en cuanto a la historia principal y que si se hubieran cortado esas escenas habría quedado una película mucho más redonda.

Pero al margen de ello tenemos una película solida, que tiene todo lo que nos gusta de las anteriores películas y además se expande sin llegar a romperse. Porque es todo lo que nos enamoró de Star Wars.

AHORA VIENEN LOS SPOILERS

A partir de ahora huye si aún no la has visto, porque vamos a entrar en esencia con ella. Para empezar empieza bien, pero no del todo, ya que todo el ataque de los rebeldes contra la flota del general Hax parece el climax de otra película, podría incluso ser el epílogo de Rogue One. Si bien es espectacular, hay un momento de comedia un poco extraño, más ligado a 'Guardianes de la Galaxia' que a esta saga. Es algo que ya pensé viendo el 'El despertar de la fuerza' cuando Poe Dameron tiene su primer encuentro con Kylo Ren. En esta ocasión también es Poe el que vacila a Hax y como curiosidad su actor de doblaje es el mismo que Star Lord. Pero en cualquier caso, todo ello nos hace preguntarnos donde leches están Rey y Luke, a los que llevamos esperando dos años.

Pero ahí están, al fin aparecen, Luke coge el sable láser y lo lanza hacia atrás pasando del tema y ahí viene la primera sorpresa, extraña, parece que no pega con Star Wars, es comedia, pero desde luego te hace seguir mirando. Los siguientes minutos ocurren como creías que ocurrirían, Rey intentando convencer a un viejo Luke, cansado, sintiéndose un fracaso y solo queriendo morir en paz. Pero se sucede otra de las sorpresas de esta película y que funciona espectacularmente bien: la conexión entre Rey y Kylo (Ben).

Estas escenas funcionan mejor que bien, son espectaculares en cuanto a montaje, sonido y sensaciones. Nos hacen ver las dudas de ambos, las preguntas, el miedo y esa conexión que les une, pero no entienden. Además sirve como puente para contarnos que pasó realmente el día en que Ben se convirtió en Kylo Ren y destruyó todo lo que había construido Luke. Espectaculares esas escenas.

Entre medias tendremos a Ben intentando encontrar su camino, rompiendo su casco para librarse de ese niño enfadado que dice Snoke que es, para convertirse en el hombre que quiere ser. De hecho Ben es el verdadero protagonista de la historia, es el que mueve a Rey para que escuche su interior, es el que la convence de que Luke quizá no es el que espera, el que la hace tener esperanza y el que más tarde atrae a Luke, por no hablar de ser el artífice de la destrucción de la mayor parte de los rebeldes, aunque habrá alguien a quien no pueda disparar, a su madre.

Y ahí es cuando viene el momento más extraño y el que muchos no tragarán, aquel momento en que naves de la primera orden disparan contra Leia, dejándola flotando en el aire, parece muerta, pero sin embargo la fuerza es intensa en ella y consigue volver a la nave para recuperarse. Es extraño, cierto, no acaba de encajara, quizá de todas las cosas arriesgadas que mete Rian Johnson sea la que menos cuele, pero hay mucho más.

Por ejemplo cuando Rey se pone delante de un espejo y se ve a ella misma de una forma casi infinita, una escena paranoica, digna de la ciencia ficción indie más arriesgada tipo 'Under The Skin' y que recuerda a una escena del 'Imperio contraataca' cuando Luke es entrenado por Yoda en el planeta Dagobah. Te deja perplejo aunque te esperabas un final más impactante para ella.

Entre tanto Luke intenta enseñar a Rey, pero ve oscuridad en ella, lo que le asusta y trata de huir de nuevo, pero Rey acaba sabiendo la verdad a través de Ben y Luke, que lo cuenta con vergüenza. Al ver que no puede convencerlo se irá creyendo que puede hacer cambiar a Ben, pero Luke está tan desesperado que trata de quemar todos los libros con las enseñanzas Jedi... entonces otra grandísima sorpresa, la aparición de Yoda para quemarlas él mismo.

Esta escena vale oro, de nuevo Yoda enseñándonos a nosotros y a Luke, mostrándonos que lo importante no es externo, no son unos libros los que hacen a los Jedi, si no lo que está dentro, lo que se transmite y enseña. Porque sí, amigos, Star Wars va de eso, no de destruir naves una y otra y otra vez, va del conflicto entre la luz y la oscuridad, el aprendizaje del equilibrio, la destrucción del odio en uno mismo, el fracaso, la soledad... y la nueva esperanza que siempre resurge. ESTO ES STAR WARS.

Lo que por desgracia no es Star Wars -aunque se empeñen- es lo siguiente que ocurre, la trama de los rebeldes Finn y Rose, un personaje que ni pincha ni corta, solo está para decir una frase interesante al final de la que luego hablaré. Pero toda su trama ya no es que no nos importe, es que no tiene ningún sentido. Lo primero porque otra vez querer destruir, o apagar o derivados, una nave enemiga, cansa, y lo segundo es que no hacen nada bien, nada. Todo lo que intentan les sale mal, desde ir en busca de ayuda de un descifrador que no pueden conseguir para luego conseguir otro que les vende, hasta el intento de suicido locura de Finn al final. No hay cosa que les salga bien porque este personaje será todo corazón, pero cero cerebro.

Por su parte Poe es bastante más interesante, un héroe clásico, pero tampoco creo que sea lo suficiente como para igualar la historia que nos importa de verdad. De hecho en esta historia ocurre algo extraño, ya que si Holdo le hubiera dicho qué pretendía en realidad no hubiera pasado todo aquel motín, no entiendo por qué lo oculta hasta que Leia se lo dice.

En cualquier caso volvemos a lo que nos importa, ya que Rey es llevada a ver al emperador Snoke de mano de Kylo Ren, el cual sigue oscilando entre la luz y la oscuridad. Esta es otra de las conversaciones interesantes, vemos como Rey intenta luchar contra ello, no quiere ser absorbida por el lado oscuro, pero parece que no tiene escapatoria, que va a morir, hasta que Kylo Ren finalmente mata a Snoke con el sable láser de Rey. En ese momento comienza la mejor lucha de sables de la película y de hecho en el top tres de todas las películas por detrás de la batalla con Darth Maul y la lucha de Obi Wan contra Anakin (para mí) pero me parece espectacular cómo pelean contra los guardianes rojos, la coreografía es perfecta, una pasada.

Aunque por supuesto, eso no significa que Kylo vuelva a ser Ben, al contrario, quiere dejar a Ben Solo atrás y formar un nuevo poder al lado de Rey, pero ella es incapaz de dejar morir a todos por esa causa. Entonces es cuando Kylo le dice a Rey que se deje de contener y asuma quienes son sus padres: nadie. Unos simples chatarreros borrachos que la abandonaron, no tiene genes Skywalker ni nada por el estilo, sin duda es algo que sorprenderá a muchos y de hecho con ello quieren dar un mensaje positivo tipo 'La Lego Película' aunque parezca que no tengan que ver, pero viene a decirnos que todos podemos ser especiales, el linaje no importa, importa el interior. Y de hecho se agradecer que aquello de la sangre y los midiclorianos no sea exactamente como pensábamos. La fuerza está en todo y a traves de todo, como bien dice Luke.

En ese momento se produce otra de las escenas más impactantes, ya que Kylo y Rey luchan por agarrar el sable láser que está levitando entre ellos, mientras Holdo se sacrifica para salvar a los rebeldes atravesando la nave de la primera orden donde ellos se encuentran. La escena sin sonido, viendo atravesar la nace ala velocidad de la luz mientras todo explota es desde luego impresionante.

Y entonces los rebeldes al fin llegan al planeta Crait, una estación abandonada de la rebelión con unos zorros de cristal que la habitan. Allí se esconden en una cueva de la que no se puede salir por otra parte, pero la primera orden llega para destruir la puerta que les separa y a ellos también. En ese momento viene otra genial idea de la rebelión, destruir el cañón que va a destruir su puerta (sí, siempre destruir) es entonces cuando las naves que se caen a pedazos se acercan al cañón, Finn -todo corazón, de nuevo- cree que puede llegar a destruirlo, pero Rose choca contra su nave para salvarlo antes de que le cañón lo destroce a él, entonces es cuando viene su frase: no ganarás luchando contra lo que odias, si no salvando a lo que amas. La frase es genial, pero después la sigue un beso muy extraño y el posterior desmayo típico. Raro. Finn no hará nada más en la película y menos mal.

Pero al fin llega el climax que sí esperamos, cuando Luke aparece en la cueva y se reencuentra con Leia, ambos están cambiados, pero la fuerza sigue siendo intensa en ellos, lo saben. Entonces Luke saldrá fuera para ponerse delante de todo el ejercito de la primera orden en uno de los planos más espectaculares de toda la saga, pura magia, puro escalofrío. pero no queda ahí la cosa, porque Kylo al verle será más consumido por el odio y ordenará que todas las maquinas le disparen sin cesar, una y otra vez.

Pero cuando el humo se disipa vemos a Luke sin un rasguño y limpiándose el polvo de la túnica con una mano, lo que a nosotros nos deja con una sonrisa y a Kylo con más ira en su interior. Bajará a la altura de Luke para enfrentarse a él en lo que es una batalla muy corta, pero con movimientos increíbles, ponen los pelos como escarpias aunque deseas que haya más. Luke entonces dejará su última lección a Ben: ese no es el final para los Jedi.

Kylo intentará cortar por la mitad a Luke, pero le atravesará, preguntándonos qué ocurre hasta que le vemos en aquella roca donde enseñaba a controlar la fuerza a Rey, sentado, desdoblándose para estar ahí y desencajándonos a nosotros la mandíbula. Puede que esto para algunos sea saltarse alguna norma, pero casa perfectamente con los Jedi y yo lo aplaudo sin lugar a dudas.

El plan de Luke funciona porque Rey llega para mover las rocas de la cueva en la que se esconden todos y sacarlos de allí, aunque es cierto que se me hizo raro que Rey tardara tanto en aparecer. Pero después de eso vemos como Luke se va, dejando solo la túnica como ya vimos anteriormente, en paz, como el quería.

Y de hecho es una pena, porque si bien es cierto que dijeron que habían pensado las tres películas para que cada uno de los tres protagonistas originales tuviera su momento en cada una, creo que podrían haber dejado a Luke también para la tercera, ya que por desgracia Leia ya no podrá estar. Aunque al menos espero que salga como espíritu para guiar a Rey y que no sea una simple escena, porque sino ¿Quién dará lecciones ahora?

La película termina sorprendiéndonos también, ya que vemos a unos cuantos niños contando con muñecos la historia que acabamos de ver, parece inocente, pero sin embargo vemos como uno de ellos acerca una escoba con la fuerza y entonces surgen las preguntas ¿Habrá un salto de tiempo en el episodio IX? ¿Quién son esos niños? ¿Rey se convertirá en maestra de la fuerza con ellos?

En cualquier caso me parece una película increíble, arriesgada, como debe de ser, llena de momentos increíbles, perfectos y sobretodo nuevos, sin demasiada nostalgia, sin demasiado fan service y con escenas épicas, inteligentes e increíbles. Estoy seguro de que a muchos les costará digerirla, pero cuando lo hagan con el tiempo, les fascinará.

El guion en su mayor parte está bien construido, aunque quien debería ser la protagonista -Rey- finalmente no lo es, de hecho el personaje más interesante es el de Ben Solo y su dualidad que aún no sabemos muy bien cómo acabará, pero es el que está teniendo más arco. Aunque ya sabemos que son capítulos y no películas, por suerte esta funciona mucho mejor individualmente que la anterior. Todo lo que nos fascina de Star Wars está aquí y de hecho invita a que la veamos más de una vez para quedarnos con todas las lecciones y planos que nos brinda.

Lo mejor: Luke Skywalker, cada escena es para enmarcar. Yoda, La conexión entre Ben y Rey, las batallas, las sorpresas, la fuerza y las lecciones Jedi tales como aprender del fracaso y que le pasado no te domine.

Lo peor: la subtrama de Finn y Rose, que no volvamos a ver a Luke ni por desgracia, a Leia. Que no hayan cambiado el doblaje de Adam Driver y que vuelva J.J Abrhams, aunque habrá que confiar en la fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario